sábado, 10 de mayo de 2014

EL JUGUETE

Había una vez un juguete roto. Su forma no era muy delicada. En realidad estaba partido por varios sitios, y las ropas que vestía (pues simulaba ser un niño) estaban desgarradas por algún ratón. Pero el juguete, sorprendentemente podía pensar!!
Era curioso, porque, cuanto más lo pensaba, menos lo entendía. El no estaba con otros juguetes. Estaba en el sótano, junto a una caja de trastos a punto de ser enviados a quemar o a la basura. Era capaz de ver que estaba sentado, y al mirar hacía abajo, lo que deberían ser las piernas, estaban casi arrancadas de cuajo.
Pero, a pesar de tener corazón ! no le dolía!  
Intentó incorporarse. Bueno, con dificultad, pensó, podría conseguirlo, pero ¿ adonde iría?
Miró alrededor suyo. Una vieja silla y algunas cajas antiguas lo acompañaban en aquel sótano. Se sentía TANN triste !!!
El juguete comenzó a llorar.
La silla entonces, enderezó muy tiesa su respaldo.
- ¿Por qué lloras, juguete?
- El muñeco, tembloroso, le contó a la silla lo que le pasaba.
¿ Y esa es la razón de que estés llorando? ¿Acaso no cumpliste tu cometido?
- No lo se, dijo el juguete. No recuerdo haber tenido antes corazón y memoria.
La lámpara metió baza de inmediato.
- ¿Como es posible que no tuvieses corazón?  Eres un embustero !!
Una de las cajas, que era muy mayor, le dijo entonces a la lámpara que no hablase de lo que desconocía, ya que ella y su hermano, el archivador, habían conservado durante muchos años cartas y libros en su interior, y habían podido leer cosas y aprender... cosas que ni imaginaban...cosas extrañas que daban miedo.
Y se pusieron a discutir agriamente sobre lo que unos y otros sabían.
Entonces el muñeco sonrió para si. Porque, a pesar de ser un juguete roto y desvencijado, a pesar de todo, acababa de descubrir que, por primera vez en la vida que el recordaba, no estaba absolutamente, desgarradoramente, SOLO.
Postdata: Un libro, un amigo, un juguete, una silla, un gato... todos podemos ser amados.

C.A.Gallego ©

6 comentarios:

  1. Que bonito Ruska, claro que todo puede ser útil, y hacernos compañía y enseñarnos y darnos......
    que escrito tan bonito, tan tierno, me ha hecho recordar muchas cosas..Gracias.
    Un beso fuerte..

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, todos podemos ser amados :)

    ¡Ronroneos!

    ResponderEliminar
  3. Que filosofía tan sabia que realidad tan cotidiana que bien narrado que bien que bien que bien .Saludos desde la entrada donde se puede leer " Perded toda esperanza los que entráis "-Merlina y su papi os mandas muchos cariños para compartir con los felinos preciosos .

    ResponderEliminar
  4. Hola Ruska
    Veo que hace un tiempo que no publicas, nosotros hemos vuelto. Espero que pronto empieces a publicar de nuevo, porque me gustaba mucho leerte
    MIaus y bss
    http://elmandildeyolan.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias solete. Que alegria me dio leer tu comentario. Tu sabes, mejor que nadie, el esfuerzo que lleva mantener un blog. A veces lo haces por ti, como si fuera un diario intimo, pero otras veces esperas que la gente interactue contigo y te diga que tal o cual cosa que colgaste le gusto: una receta, una frase, un cuento...sabes, igual que yo, el tiempo que se le dedica a esto y es agotador, a que si? Que si hago las fotos, que si las cuelgo... Y al final solo un par de personas fieles, con las que podrias interactuar mejor por privado y al resto "que les den morcilla" jajajajajajajaj gastronomicamente hablando. Yo ahora estoy mas por facebook (ANA RUSKA, por si me quieres buscar) . Es mas comodo, todo el mundo escribe patujadas y no me supone esfuerzo seguirlo, y pongo en contadas ocasiones cosas.. ¡ que vaga me estoy haciendo¡ un abrazo grande . Besotes

      Eliminar
  5. Te buscaré en Facebook, aunque yo sigo prefiriendo el blog ... es como más mío, no sé. El juguete, la silla, el plato se les coge cariño y nos dicen cosas. Besetes.

    ResponderEliminar